Cloud. Mejor precio. ¿Mejor servicio?


No Disc

En estos últimos días se ha confirmado que Microsoft, Amazon, IBM tienen intención de subir los precios de sus servicios Cloud.

Según noticias que han ido apareciendo, Microsoft subirá en torno al 26% a partir del 1 de agosto de este año (http://articles.economictimes.indiatimes.com/2015-07-08/news/64212002_1_microsoft-ceo-satya-nadella-windows-10-pricing) y Amazon plantea una subida del “43%”, también IBM (Softlayer), etc.

Se trata de subidas que afectan solo a nuevos clientes o a clientes que tengan que renovar el contrato en vigor. Además, según indican, no será en todos los continentes sino en algunos, entre ellos Europa (no incluye UK) debido a “the fluctuating currency rates”, aunque no se descarta que haya una subida más generalizada.

De todas formas el cliente es inteligente y sabe diferenciar entre precio y servicio. Una subida de precios no significa una mayor calidad en el servicio recibido, sino simplemente una regularización de la facturación por parte del proveedor y en este caso al alza.

Sabemos que es muy difícil y complicado medir el grado de calidad de los servicios Cloud, debido a la gran diversidad de entornos Cloud que hay en el mercado: lo que incluyen o dejan de incluir, las tarifas bases y coste de los servicios adicionales, las modalidades contratadas, las características y rendimientos de los recursos asignados (vCores, I/O’s, ancho de banda, etc.), los excesos de consumo facturados adicionalmente, etc.

El cliente es quién en todo momento debe determinar si el gasto en Cloud y el servicio que recibe están equilibrados (Precio vs Calidad).

No todos los entornos Cloud son para todos los clientes. Los clientes que necesitan disponer de sus entornos críticos y productivos siempre operativos y que requieren de máxima fiabilidad, buscan entornos Cloud de alto nivel y de gran calidad en todos los niveles: seguridad, fiabilidad, integridad, escalabilidad, rendimiento, servicio de soporte proactivo y 24×7, etc.

Y los clientes que buscan alojar un entorno no crítico o que no genera directamente ingresos, quizás no les importa alojarlo en cualquier otro tipo de entorno Cloud, ya que seguramente el precio es lo más importante, sin tener en cuenta los posibles problemas que puedan surgir, “para eso existen las SLA’s”. Todo y que como bien sabemos, las SLA’s no evitan una posible interrupción del servicio y la consecuente pérdida de clientes y/o facturación.

En resumen, los clientes siguen apostando por compañías que les generen confianza, en definitiva parte de su facturación depende del buen funcionamiento del partner en quién confían.

Os dejo un post de Arthur Cole en IT Business Edge sobre la relación entre “costes” y “valor” en el Cloud que considero interesante:

http://www.itbusinessedge.com/blogs/infrastructure/cloud-costs-vs.-cloud-value-a-complicated-picture.html?utm_source=BenchmarkEmail&utm_campaign=Jul_16_2015&utm_medium=email.

Y también una de las tantas noticias publicadas en relación a la subida de precios. En este caso se trata de la noticia publicada por “Fortune”:

“Surprise!. The cost of cloud is about to rise”.

http://fortune.com/2015/07/06/cost-of-cloud-rising/.